Ruptura y Crisis de Familia

 

En primer lugar indicar que los tribunales españoles pueden atender asuntos relacionados con Derecho de Familia tanto de españoles como de extranjeros que viven en España, con independencia de que los extranjeros tenga autorización de residencia o no. Hoy voy a tratar de explicaros los puntos básicos que hay que tener en cuenta cuando tomamos la difícil decisión de romper con nuestra pareja e iniciar una vida por separado, con independencia de que estemos casados, seamos pareja no casada o ni siquiera seamos pareja pero hemos tenido un hijo en común, los aspectos básicos para establecer unas nuevas relaciones familiares tras la ruptura son los siguientes:

Patria potestad o autoridad familiar que tienen los padres sobre los hijos:  

No se pierde por el hecho de que se rompa la pareja, la autoridad familiar es compartida y eso significa que las decisiones que haya que tomar respecto a los hijos se han de tomar de mutuo acuerdo entre los padres, no me refiero a todas las decisiones sino a las realmente importantes que pueden afectar a la vida de los niños como por ejemplo elegir el colegio donde va a estudiar, o el lugar de residencia de los niños si los padres deciden cambiar de ciudad, seguir un tratamiento médico en caso de enfermedad, etc.

 

Guarda y custodia: 

Se trata de decidir quien se va a ocupar del cuidado diario de los niños una vez rota la pareja, donde van a vivir, quien les va a llevar al colegio, quien se encarga de su alimentación, en definitiva con quien de los padres van a convivir los menores, existen varias posibilidades, la custodia compartida por la que los menores pasan el 50 % de su tiempo con cada progenitor, por ejemplo un mes con la madre y el mes siguiente con el padre, o la custodia individual que puede ser para cualquiera de los dos progenitores.

 

Pensión de alimentos: 

Se otorga al progenitor, padre o madre que tiene la custodia individual, la razón es simple ya que si se va a encargar del cuidado diario de los menores la mayor parte del tiempo también asume más gastos, alimentación, vestido, transporte con lo que el progenitor que no tiene la custodia debe contribuir a los gastos de sus hijos con una cantidad de dinero mensual que se actualiza año tras año conforme va subiendo el coste de la vida.

 

Derecho de visitas y vacaciones: 

Tanto si se ha obtenido la custodia compartida como la individual se suele establecer un derecho de visitas para que los menores puedan disfrutar de su tiempo libre tanto con el padre como con la madre, las fórmulas para garantizar este derecho son muchas pero la más común, que los menores pasen un fin de semana con cada uno y repartir sus vacaciones escolares de verano, navidad y semana santa para que las disfruten por igual con su padre y con su madre.

 

Liquidación del patrimonio: 

En el caso de que la pareja haya obtenido un patrimonio común hay que repartirlo pongo un ejemplo, en el caso de tener dos coches el padre se quedaría con uno y la madre con otro.

 

Espero que esta información os haya sido de utilidad. Un saludo.

 
Fernando Marcuello Millán, abogadoC/ Coso 56 , 4º izquierda, Móvil: 657 21 41 70

 

Volver